SAN MIGUEL DE ALLENDE

Gourmet

¿HAS ESCUCHADO DEL XOCONOSTLE Y SUS BENEFICIOS?

Conocido como duraznillo en diversas regiones de México, el xoconostle, del náhuatl, xoco, agrio y nochtli, tuna, es una tuna agria que se le añade como verdura a salsas, moles, bebidas, entre otros guisos.

Cuando está recién cortado, presenta un color verde pálido y conforme va madurando se torna rosado o morado. Existen distintas variedades que se pueden diferenciar por sus distintos tonos y sabores; los hay blancos, rojos, verdes, amarillos, rosados-morados y anaranjados.

A diferencia de las tunas (dulces), sus semillas se encuentran reunidas al centro de este fruto y que antes de ser utilizado, se retiran.

El xoconostle puede permanecer en la nopalera hasta por un año sin echarse a perder, por lo que puede conseguirse en todos los mercados en cualquier temporada.

Si alguna vez lo has visto y no sabes cómo prepararlos, te contamos cómo lo preparan en diferentes lugares para que puedas disfrutarlo en recetas dulces o saladas.

En los estados del centro de México se incorpora a las salsas como la “borracha”, a la que se le añade jitomate asado, y de caldos como el mole de olla, donde se combina con otras verduras; también se dispone como ensalada con jícama, naranja, queso y chile piquín verde.

En Guanajuato, se le puede saborear en pico de gallo y como complemento de la sopa de médula, del caldo de camarón, se le puede añadir a los frijoles de olla y al pipián verde.

Es protagonista de diversas especialidades como la penca de maguey rellena con xoconostle; con papas y en un mole con chile guajillo y carne de res.

Mientras que, de forma dulce se le prepara como compota, en almíbar, mermelada, agua o cristalizado, proceso en el que  los xoconostles son previamente remojados en cal y luego cocinados con azúcar.

En Hidalgo, los comen en salsa con quintoniles, en picadillo con nopales cocidos mezclados con cebolla y chiles verdes, y condimentados con sal y orégano.

Otra de las especialidades del Valle del Mezquital son los xoconostles en salsa de ajonjolí o rellenos de escamoles, bañados por una salsa de chile ancho o guajillo.

Además de utilizarse para bebidas, salsas y moles, el xoconostle cuenta con varias propiedades al organismo, ¡conócelas!

 

1. Tiene una función antibacterial: Presenta una sustancia denominada betalaína, que le da su característico tono rojo,  amarillo o naranja y que también tiene propiedades antioxidantes y anticancerígenas, pues ayuda a inhibir el crecimiento de estas células.

2. Es rico en fibra: Ayuda a limpiar el intestino y da la sensación de saciedad, asimismo neutraliza los efectos del estreñimiento.

3. Contiene los minerales esenciales que el cuerpo necesita:Calcio, que fortalece los huesos; Magnesio, que produce energía; Potasio, que disminuye los efectos negativos de sodio; Hierro, que produce las proteínas (hemoglobina y mioglobina) que transportan el oxígeno; y Cobre, que ayuda a la formación de glóbulos rojos.

4. Fortalece el sistema inmunológico: Gracias a la Vitamina A que contiene, pues con esta alimenta a los glóbulos blancos que combaten infecciones; fortalece los huesos y dientes, además ayuda a mantener una piel saludable.

5. Ayuda a la formación de proteínas: Por su aporte alto de Vitamina C a comparación de otras frutas; contribuye a la regeneración de la piel, tendones, ligamentos y vasos sanguíneos, así como a mantener y reparar el cartílago y a mejorar la cicatrización.

6. Reduce los niveles de azúcar en la sangre: Contribuye a controlar los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre, y pos su contenido de vitamina K, lleva a cabo la coagulación de la sangre.

FUENTE: Cocina Delirante

Share:

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *