SAN MIGUEL DE ALLENDE

Dos Casas Boutique Hotel & Spa es una joya, un lugar que se podría encontrar oculto en un encantador vicolo en Florencia o un ruelle en algún lugar en el barrio de Saint-Germain-des-Pres, París. Y el destacado restaurante del hotel, Áperi por el Chef Matteo Salas podría celebrar su marca en cualquier lugar del planeta. Un refugio sibarita, el Spa Ofrece métodos terapéuticos con tecnología de última generación. Lo suficientemente lejos del bullicio turístico, pero aún así en el corazón del centro histórico. Hay vistas sorprendentes de la más venerable arquitectura de San Miguel desde todas las habitaciones y una impresionante vista panorámica desde la terraza.

El arquitecto y empresario Alberto Laposse y el diseñador de interiores Germán Velasco, crearon un equilibrio perfecto de calidez y sofisticación con un alma esencialmente mexicana. Las casas del siglo XVIII, dinámicamente restauradas ocupan la esquina de una cuadra y el dominante y sofisticado diseño complacerá hasta al viajero más cosmopolita.

La encantadora diretora de eventos Noemi Noto conversó sobre el concepto de Dos Casas mientras íbamos entrando por el patio principal donde las hermosas mesas y sillas con líneas escandinavas crean un ambiente como de café bar, que es parte de Áperi. Dos Casas fue el primero hotel de diseño en San Miguel, y durante más de una década han perfeccionado el arte de la hospitalidad para asegurar una estancia única y personalizada. Hay 12 habitaciones diferentes entre las cuales se puede elegir. Puedes combinar tu reservación con tratamientos de SPA y experiencias gastronómicas para que tu estancia sea refugio de un deleite sensorial. Dos Casas ofrece un estilo elegante, calidez, excelencia culinaria, métodos terapéuticos profundos, refinamiento y lujo relajado.

Una revisión rápida en una suite principal duplex con su propia terraza, mostró todo lo relacionado con el nivel de comodidad. Suelos de mármol suavemente pulidos y detalles en cantera, contrastan maravillosamente con gabinetes y muebles de estilo moderno de mediados de siglo. Blancos lujosos, un baño Bauhauschic, duchas interiores y exteriores, cámara de vapor, toallas suntuosas y productos de baño de lujo me hicieron desear quedarme más tiempo. Pero ya era tarde para mi cita en el SPA.

Más allá del patio, la iluminación tenue y un aire silencioso con fragancia a lavanda, romero y esencias preciosas te indican dónde está el SPA. La decoración elegante continúa con una sensibilidad delicada apta para el espacio curativo. La directora del SPA, Bonnie Baker, explicó que si bien hay un amplio menú de tratamientos, nada ha sido estandarizado. Cada sesión es personalizada, combinando métodos de diferentes tradiciones terapéuticas. Y mientras tomaba sorbos de agua de manantial con infusión de pepino, mi terapeuta, Paulina, me explicó que sólo ingredientes orgánicos, naturales de temporada de la mejor calidad obtenidos de granjas orgánicas locales y sustentables se utilizan con productos como Aroma Therapy Associates y el Sr. Haushka.

Síntoma: estrés y dolor casi crónico en el codo y muñeca, los riesgos laborales de un escritor. La receta de Paulina: tiempo en el Hammam para tratamiento húmedo, exfoliación, luego un masaje de meridianos. Durante una ensoñación en los vapores, disfruté una exfoliación a base de hierba de limón, lavanda, romero y semillas de aceitunas pulverizadas. A continuación, fui llevado a una habitación tan elegante como una suite para una combinación profundamente relajante de reflexología y la postura yóguica pasiva para equilibrar los meridianos energéticos. Casi dos horas y media después de mi llegada, resurgí transformado, milagrosamente libre de problemas en el brazo, justo a tiempo para mi reservación en Áperi para el menú de degustación.

Los huéspedes pueden elegir entre tres áreas para comer: salón y patio, la mesa del chef en un patio detrás de la cocina o una degustación en la barra de la cocina donde puedes ser testigo de la creación culinaria de primera mano. La barra de la cocina se reserva con meses de anticipación.

Foie gras cremoso, ceviche fresco, atún y la costilla fueron lo más memorable. Cada plato nos sorprendía de formas maravillosamente inesperadas. Con su claridad y complejidad de sabores, texturas y colores, el foie gras se eleva algo así como la armonía sinfónica, con tamarindo, chile ancho, polvo de almendras ahumadas y un chutney de frutas de temporada. Es presentado llamativamente en un rectángulo negro minimalista con la reminiscente sofisticación compositiva de la abstracción moderna.

Experimentar Dos Casas es percibir mucho más que un hotel, restaurante y SPA. El todo es mayor que la suma de las partes. Es un desafío de enormes proporciones para integrar con éxito los tres, pero lo han logrado con gracia, elegancia y gallardía. Flotaba por la puerta al final del día con una sensación de éxtasis, cuerpo, mente y espíritu rejuvenecido.

https://doscasas.com.mx/

 

Share:

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *