SAN MIGUEL DE ALLENDE

UNA JOYA EN UN PUEBLO MAGICO

En el centro del pueblo mágico Mineral de Pozos, justo a unas cuadras del jardín principal, del Café de la Fama, la Parroquia de San Pedro y el kiosco, se encuentra la mansión restaurada que hoy da morada a huéspedes de todo el mundo: Hotel Posada de las Minas.

El hotel se encuentra rodeado de espectaculares paisajes protagonizados por ruinas del siglo XVI y la Sierra Gorda.

Ofrece a sus huéspedes 6 habitaciones con espacios diferentes y decoración que va desde el folclor mexicano hasta motivos de la época Victoriana; mobiliario rústico y herrería completan la elegancia de los espacios.

Todos los cuartos cuentan con agua filtrada para beber, baños equipados con tinas y el café es llevado a la habitación por las mañanas una vez solicitado. Por último, el spa a unas cuantas cuadras, con grandiosa alberca y gimnasio está disponible como parte del hospedaje.

La ubicación de la posada es insuperable, a unos cuantos pasos se encuentra el centro de reunión por antonomasia; la plaza, un sitio salpicado por el imaginario de la memoria.

Lo que fue un centro vibrante de desarrollo y vanguardia en el porfiriato se asoma a los recuerdos mientras los transeúntes de hoy toman una siesta y sueñan quizá, con el rescate del pueblo y un bello futuro.

Mineral de Pozos es un pueblo con el poder estético de la leyenda, en sus ruinas descansa la magia de la antigüedad. La energía y pureza del aire dejan grandes memorias a los visitantes.

Actualmente este pueblo que durante muchos años cayó en la categoría de “pueblo fantasma” retoma algunas de las actividades que le dieron vida en un principio. Hoy Pozos es un destino incomparable para descansar, disfrutar de la gastronomía, estudiar las artes y recuperar el asombro perdido por la vorágine y la cotidianeidad.

Share:

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *